Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 5 de marzo de 2006

Los "dinosaurios" de la música metálica

Prehistoria del rock temuquense.

Por Nelson Zapata R.

"Spit Fire", la banda local que alcanzó sitiales más altos a nivel nacional. Su mayor logro: haber teloneado a Metallica en su primera visita al país.

Común es ver actualmente en los muros de Temuco, afiches de conciertos rockeros, en grandes gimnasios municipales o pubs. Ser parte de un grupo rock hoy en día no es extraño, y quien viste polera negra no es mirado como "bicho raro".

Pero no siempre fue así. No hace mucho, cuando el país recién se abría a la democracia, hace 15 años, una guitarra distorsionada causaba que los más adultos (y muchos jóvenes también) se taparan las orejas y el prejuicio de "satánico" aflorara de inmediato. La música metálica no estaba de moda, muy pocos la escuchaban, y era más bien una música elitista. Conseguir un disco de vinilo de algún grupo del estilo costaba demasiado y era privilegio de pocos. Tener un casete pirata de Metallica, Slayer o Exodus era lo más habitual, en una tribu urbana que hoy es numerosa, pero que a fines de los 80 y principios de los 90, era bastante pequeña.

El rock metálico ha cambiado. El de fines de los 80 y principio de los 90, hoy es clásico para las nuevas generaciones. Es el sonido de un puñado de -entonces- jóvenes idealistas, quienes hoy tienen todos sobre 30 años, el doble de muchos de los actuales músicos rockeros de la capital de La Araucanía. Son los dinosaurios del metal temuquense.

 

LO MAS CERCA DEL CIELO

 

"Spitfire" es el nombre de un modelo de avión de la Segunda Guerra Mundial. También lo es de uno de los grupos de rock más importantes de Temuco de todos los tiempos, y el que, sin duda, llegó más alto. A fines de los años 80 habían dos tipos de agrupaciones; las de rock latino, más complacientes con la moda actual ("Best Sellers" o "Telemática") y las bandas que se atrevían a hacer algo distinto: las underground.

El año 87 surgió "Biceps", grupo que poco tiempo después se transformó en "Spit Fire". Formada por Rodrigo Barra (voz), Mauricio Urra (guitarra), Lalo "Conejo" Cabello (bajo), Rubén Salgado (teclados) y en la batería José "Joselito" Acuña, esta banda fue una de las pioneras en tocar hard rock, logrando enlazar un repertorio de canciones de Europe, Bon Jovi y Guns n' Roses, con temas propios, en el mismo estilo. Como la mayoría de los grupos temuquenses, tuvo sus comienzos dentro de las aulas, en este caso, el Liceo Camilo Henríquez, donde pertenecía gran parte de sus miembros. En sus inicios tocaron no sólo en Temuco, también fueron a comunas: "Me acuerdo que estuvimos en un acto de apoyo a Patricio Aylwin en Collipulli, el año 1989, en plena época electoral. También tocamos en alguna concentración de Eduardo Díaz Herrera, pero en esa cobramos. Para la Concertación lo hacíamos gratis, pero para la derecha cobrábamos", recuerda con risas el entonces vocalista. No es que fuera un grupo político, sino que las circunstancias de la época hacían que esas grandes concentraciones fueran el único espacio para que los artistas pudiesen expresarse. Sin ir más lejos, el 11 de marzo de 1990, cuando asumió Aylwin tras el Gobierno Militar, "Spitfire" tocó en Villarrica junto a Florcita Motuda, entre otros.

Estos comenzaron a apoyarse en gente que los ayudó y bastante. Por ejemplo, Ricardo Saavedra, a través de la amplificación (ensayaban en Abarrotes San Luis, frente a la plaza del regimiento) u Oscar "Viejito" Urra, quien los asistía en las grabaciones. A principios de los 90, recién salidos del colegio, ya tenían algunas grabaciones semiprofesionales, como la rockera "Manifiesto".

El golpe de suerte llegó el año 93. Aquel 4 de mayo se presentaría por primera vez en Chile, el grupo norteamericano Metallica. Excelentes gestiones de representantes, hicieron que "Spit Fire" subiera de telonera en Santiago. "Estábamos nerviosos. No fue mucho lo que pudimos estar con los Metallica, pero el tocar ahí fue increíble", recordaba Barra diez años después. No fue todo. En ese mismo viaje a la capital, tocaron en el programa televisivo de Alfredo Lewin "Tritón Music". "Lewin dijo que mi timbre de voz era como el de David Coverdale (Whitesnake). No me gustó la comparación, no porque no me gustara Coverdale, sino ¿por qué compararnos con otro grupo? ¿O desde regiones no podemos hacer cosas propias?", rememoraba Barra.

Llegaron a Temuco e hicieron una tocata en el Gimnasio O'Higgins con bastante éxito. La vida les sonreía, pero de a poco todo se fue diluyendo en el tiempo, y lo que pudo transformarse en un supergrupo a nivel nacional (talento y canciones no faltaban) terminó en nada a mediados de los 90. Los ex miembros de "Spitfire" siguieron caminos distintos, aunque siempre ligados a la música: amplificación, grupos de jazz o Best Seller (grupo de fiestas y animaciones).

 

De Dreves hasta La Salle

 

Por entonces, en la radio se podía sintonizar "Metal Magia", en la radio Apocalipsis, programa conducido por Carlos Flores, quien en algunos capítulos difundió grabaciones locales. Además promocionaba las tocatas "under".

Como el circuito era tan pequeño (de hecho, a principios de los 90 no era común ver por las calles de Temuco a alguien vestido de negro) los conciertos de metal y de punk, se hacían juntos, algo impensado actualmente. Primero tocaban los punkies y luego los metaleros. Entre las agrupaciones punkies destacaban "NN" (posteriormente "Disidentes", con su demo "Falta plata en La Moneda" y cuyo vocalista era Cristián Jélvez y su baterista "Pepo" Andrade) y los de culto "CNI", con integrantes como el "Guatón" Ubilla (batería), el emblemático vocalista "Dube" y el guitarrista Ivo Perich (luego integrante de "Los Amantes de Rosita"). Los años 90, 91 y 92, las tocatas "under" se efectuaban frente a la plaza de la población Dreves o una sede de Pueblo Nuevo, y eran promocionados a través de "flayers" pegados en murallas céntricas.

En 1991, el productor Marcos Torres se arriesga a hacer un "under" en grande. El 13 de julio sería "Rock: El primer encuentro", en el gimnasio La Salle, siendo la primera experiencia masiva de rock en La Araucanía de carácter más profesional en su producción. "Contrabando" (rock latino), "The Corsairs" (hard rock), "Vomit Anarchy" (grindcore), más "Overproof" (speed metal) fueron protagonistas de este hito inédito de Temuco, que de cierta forma, cierra la prehistoria del rock metalero en Temuco. Bajo el amparo de estos grupos, surgió la posterior generación de músicos rockeros de mediados de los años 90. Se trata de un grupo de entonces estudiantes secundarios (hoy todos sobre los 30 años) que creyeron fielmente en su arte, pese a la mirada muchas veces inquisidora de una ciudad mucho más conservadora que ahora, 15 años después. Es el embrión del rock temuquense actual.

Por aquellos días también estaba el grupo "On Deep" con su balada "Remember", programada con bastante frecuencia en la extinta radio Apocalipsis. Su onda era más bien soft rock, y se les tildaba de ser los "Pink Floyd temuquenses". Buenos músicos, pero que luego derivaron hacia otras tendencias. A mediados de los 90, "On Deep" se transformó en los poperos "La Frontera" y culminaron a finales de la década pasada cantando himnos futboleros ("Chileno de corazón", por ejemplo) y para la Teletón, bajo el nombre de "Mala Junta".

 
 
Arriba | Volver
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto