Usted está en : Portada : Crónica Martes 8 de enero de 2008

Cuando el copihue pasa a ser una pasión...

Actualmente Eric Chait ya cuenta con 21 variedades de la flor nacional y sigue coleccionando.

El copihue, cuyo nombre científico es Lapageria rosea, es nuestra flor nacional. Crece en los bosques del centro y sur de Chile, entre Valparaíso y Fresia, siendo una enredadera perenne que puede superar los 10 metros de altura al trepar sobre arbustos y árboles...

Si existe alguien que se conoce estos datos de memoria, es Eric Chait, quien no duda en señalar que su pasión y hobby son estas plantas que entregan esa hermosa flor con forma de campana. Eric relata que esta enredadera es lenta por naturaleza, por tanto requiere de parte de su cultivador, mucha paciencia, "y yo la tengo", reconoce este médico veterinario.

"El copihue es una planta maravillosa, su flor, sus hojas, un sistema de multiplicación muy bonito y eso es lo que me apasiona", dice Chait casi con lágrimas en sus ojos, añadiendo que se provee de plantas, principalmente en el criadero de El Vergel de Angol, quienes -según este fanático de la flor nacional- son los únicos que se han preocupado del rescate del copihue, logrando tener 20 variedades.

LA CUNA DEL COPIHUE

Algunas de estas variedades se han perdido, por tanto la labor que se ha impuesto, es tratar de recuperar estas variedades perdidas, "de hecho yo mantengo las variedades que tienen o tenían en El Vergel y además estoy buscando más variedades. Por ejemplo este año voy a ir a Cobquecura -en la costa de Chillán- cuna del copihue, es el lugar donde han nacido y encontrado la más grande variedad de copihues", relata el cultivador, de lo que se desprende que La Araucanía no es la zona eminentemente de esta planta.

VARIEDADES

Actualmente Chait ya cuenta con 21 variedades y lo pintoresco es que cada una tiene su nombre autóctono, es el caso del copihue llamado Contulmo, que tiene como particularidad exhibir un color rojo sangre, pero el que más le gusta a este amante de la naturaleza, es uno llamado Ongol, que es de color anaranjado. Y la que lo tiene más orgulloso es el Coicopihue, un pequeño arbusto de hoja pequeña y con una flor idéntica al copihue tradicional, pero más chico.

Por Guido Rebolledo

 
 
Arriba | Volver