Usted está en : Portada : Reportajes Domingo 9 de marzo de 2008

"El libro da cuenta de las diversas teorías del crimen"

¿En qué momento el joven Hans Pozo perdió la brújula de su vida? Su crimen muestra las profundas contradicciones de la sociedad chilena.

El 28 de marzo del año 2006, el país se vio conmocionado por una noticia policial. Un perro encontró un pie humano en la población Marta Brunet de Santiago Sur. Poco después, apareció la cabeza irreconocible, con la piel raída y la nariz desfigurada, incapaz de disimular los dos impactos de bala que cruzaban su sien. ¿Quién era? No era posible identificarlo y las policías estaban preocupadas por la crueldad de la muerte. Poco después, al encontrarse los brazos, un tatuaje mal cercenado traería las primeras pistas. Finalmente, el 7 de abril se comprobó que se trataba de Hans Pozo Vergara, un joven de 20 años al que se le conocía como El Rucio y que estaba expuesto a grave riesgo social. Vivía en la calle, solía dormir en el Hospital Padre Hurtado, en la comuna de San Ramón…

Pablo Unda, coautor junto a Jorge González Farías y Daniel Halpern Jelin de "El Pecado de El Rucio. Las claves del crimen de Hans Pozo", Editorial Catalonia, 2007, realizó una investigación profunda en torno al caso. Durante más de un año el equipo de periodistas, secundado por tres periodistas investigadores de terreno, María Paz Lizana, Paula Namur y Jorge Cárdenas, hurgaron esta dramática historia que permite, además, conocer los mecanismos de cómo opera la Reforma Procesal Penal.

ESCRITO COMO

NOVELA POLICIAL

- ¿Cómo surge el interés en la historia del crimen de Hans Pozo?

- "Nació de Daniel Halpern, ex compañero en periodismo UC y profesor de esta universidad, quien nos comentó a Jorge González y a mí que diarios como LUN y La Cuarta ya no llevaban en portada temas de farándula, sino el descuartizamiento de un joven que a esas alturas aún se ignoraba que era Hans Pozo. Daniel contactó al fiscal Sabaj y, poco a poco, comenzó a acompañarlo en las diversas diligencias que hacía. Entonces, el interés de escribir una investigación periodística basada en este crimen surgió en paralelo a la investigación judicial e iba más allá del interés mediático que había despertado el caso, pues pronto detectamos otras potencialidades, como que no existían publicaciones sobre casos relacionados con la nueva Reforma Procesal Penal. Por lo tanto, era una oportunidad para ver en profundidad cómo operaba la reforma y cómo se desenvolvían los fiscales, un cargo que ha alcanzado alta notoriedad pública, al punto que nosotros lo comparábamos con la figura de los fiscales de novelas policiales o de películas hollywoodenses. Esto último también determinó que a nuestra investigación periodística -que nos tomó más de un año- le diéramos la estructura y el ritmo de una novela policial".

- El 28 de marzo de 2006 se encuentra una extremidad humana… ¿Cómo se llega a saber que pertenecía a Pozo?

- "Después de un duro proceso de casi dos semanas que incluyó pistas y sospechoso falsos, falsos, errores de procedimiento, temor colectivo, revuelo mediático, disputas entre Investigaciones y Carabineros, más una serie de conflictos y anécdotas que se detallan en el libro, el elemento clave que permitió determinar que el descuartizado era Hans Pozo fue un tatuaje en forma de Cupido mal cercenado. Recordemos que a la víctima le habían arrancado varios tatuajes con el fin de evitar que las autoridades lo identificaran. Ese tatuaje parcialmente arrancado generó una insólita reacción en cadena que finalmente permitió determinar que Pozo era "el descuartizado de Puente Alto".

UN JOVEN MARGINAL

- ¿Quién era Hans Pozo al momento de su muerte?

- "Sus amigos y las personas que lo conocieron y convivieron con él coinciden en que Hans era un joven que estaba decidido a vivir en la calle, que sentía que ahí pertenecía. Quería valerse por sí mismo y a la vez ser libre para que nadie le impidiera hacer lo que quisiera. Respecto de cómo usaba la libertad que se forjó, las especulaciones son varias: que era drogadicto, que robaba, que se prostituía... Especulaciones que nuestra investigación, que recorre la vida de Hans desde su nacimiento hasta el momento de su muerte, busca aclarar y establecer fidedignamente".

- Sucintamente, ¿cuáles son las teorías del móvil del crimen?

- "A lo largo de la investigación surgieron diversas teorías, que iban desde que se trataba de un ciudadano mexicano avecindado en Chile con fama de haber descuartizado a una persona, hasta que se trataba de un crimen con tintes homosexuales que respondía a una venganza por extorsión. Dentro de ese rango, el libro da cuenta de las diversas teorías del crimen; y cómo en el camino se fueron destruyendo o estabilizando".

- Los antecedentes apuntan a uno o varios autores en el crimen de Pozo?

- "Por la alta complejidad del crimen, que incluyó descuartizamiento, cercenado de tatuajes para evitar que identificaran el cuerpo y el uso de técnicas para despistar y establecer pistas falsas, en más de una oportunidad se barajó la posibilidad de que Jorge Martínez, el principal sospechoso para la Fiscalía, no haya actuado solo. Sin embargo, la Fiscalía no ha logrado pruebas concluyentes que permitan determinar la participación de terceros en el crimen de Pozo".

- En el crimen hay un sospechoso… Sin embargo, él y luego su familia niegan su participación en los hechos… ¿Qué pruebas lo inculparían? También se ha cuestionado el suicidio de Martínez…

- "Las declaraciones de los diversos testigos, los exámenes de ADN, las conclusiones de los informes de autopsia, la carta con rasgos suicidas dejada por Jorge Martínez, los rastros de sangre de Hans Pozo encontrados en la heladería y en la camioneta de Martínez, son los principales antecedentes en los que se respalda la Fiscalía para afirmar que Martínez es el principal sospechoso de la muerte de Pozo, y que Martínez se suicidó y no fue muerto por los carabineros que acudieron a citarlo a su negocio".

Continúa en página 35...

 
 
Arriba | Volver