Usted está en : Portada: Crónica
Sábado 7 de marzo de 2009
La Araucanía devolvió el nombre de Gastón Lobos a la historia del país
La sala de sesiones de la Gobernación de Cautín se llamará como el desaparecido servidor público.

EDUARDO HENRÍQUEZ ORMEÑO

Han transcurrido 35 años desde la desaparición del ex intendente de Cautín, diputado de la República y militante del Partido Radical Gastón Lobos Barrientos, y su nombre aún resuena, aún genera emoción entre quieres tuvieron la oportunidad de conocerlo.

Esa sensibilidad reflotó ayer en el acto que otorgó a la Sala de Sesiones de la Gobernación de Cautín el nombre de este servidor público y político de La Araucanía, gesto con el cual - como expresó el Gobernador de Cautín, Christian Dulansky - se hizo justicia para rescatar la memoria de este personaje y para que casos como el de él queden en el olvido.

El mismo espacio que fuera el balcón de la otrora Intendencia Provincial de Cautín, donde Gastón Lobos dio sus discursos públicos y donde compartió tribuna con Salvador Allende en una de sus visitas presidenciales a la región, fue el escenario del emotivo homenaje, un reconocimiento que, a juicio de amigos y familiares, tardó en llegar, pero que fue recibido con alegría y orgullo por quienes conservan el recuerdo y siguen de cerca el proceso judicial que pretende establecer responsabilidades por la abrupta desaparición de la ex autoridad regional.

en MEMORIA

"Gastón Lobos Barrientos fue un político del Partido Radical desde 1945. Su carrera como servidor público acusa labores como funcionario de la Tesorería General de la República, tesorero comunal de Pitrufquén (1955-1970) y altas responsabilidades como la de intendente (1970-1972) a la que renunció para convertirse en diputado en las elecciones de marzo de 1973. Pero su carrera política se detuvo allí tras el golpe militar. Ese año fue detenido dos veces, la última de ellas el 11 de octubre de 1973, ocasión en la que fue llevado a la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco por orden del fiscal de Carabineros. Desde allí desapareció sin dejar rastro en horario de toque de queda, sin salvoconducto ni identificación", precisó la reseña que fue leída por familiares y por la autoridad provincial durante la ceremonia.

La familia de Lobos estuvo presente en este simbólico acto. Su esposa Irma Selber, sus hijas, sus nietos y amigos cercanos fueron testigos de este reconocimiento, el que fue descrito como "maravilloso" por la propia Irma Selber, dado que a su juicio al fin la región comienza a reconocer el valor de quien fuera esposo.

Marcela y Marianela, sus hijas, en tanto, precisaron que un sencillo acto como este les llenó de alegría, porque con él "se comenzó a devolver el nombre de su padre a la historia del país y de la región".