Usted está en : Portada: Crónica
Viernes 24 de abril de 2009
Pacientes de Vilcún se movilizan por estado de hospital y despido de médico
"Este es un centro absolutamente colapsado, por lo que existe una natural preocupación por parte de los usuarios", dijo el parlamentario.

guido rebolledo contreras

Molestos se encuentran los pacientes del hospital de Vilcún. Según ellos, el centro se encuentra absolutamente colapsado y habría dejado de prestar servicios necesarios para la comunidad, tales como maternidad, sala de esterilización, lavandería. Añaden que el laboratorio también estaría prácticamente cerrado, donde -informaron- se hizo una importante inversión.

Pero lo que más incomodó a los vecinos que se apartara de sus funciones al médico Leonardo Santander, profesional que con el año que estuvo desempeñando funciones, se ganó la confianza y cariño de sus atendidos.

El diputado de la UDI, Enrique Estay, quien acompaña a los vecinos denunciantes, señaló que este centro hospitalario es de nivel 4 y que se encuentra un proceso de adecuación a las actuales y futuras necesidades.

"Pero lo curioso es que a pesar de lo anterior, diariamente quedan unas 30 a 50 personas sin atender", dijo el parlamentario. "Este es un centro que actualmente se encuentra absolutamente colapsado, por lo que existe una natural preocupación por parte de los usuarios, por el hecho que en vez de adecuarse a las necesidades, el establecimiento va en una clara decadencia".

30 a 50 personas

El legislador aseguró que el reclamo no es contra los pocos médicos que quedan, "Ellos tratan de hacer mucho más allá de lo que son las exigencias propias del hospital, pero ahora el tema ha hecho crisis con el despido del médico Leonardo Santander, quien había habilitado un servicio de 'poli-choque', justamente destinado a recibir a esas 30 a 50 personas que quedaban sin atención diaria", argumentó Estay.

Se supo que el profesional, quien será apartado de sus funciones a mediados de mayo, se encontraba en calidad de reemplazo y su contrato se renovaba mes a mes, "y la gente estaba muy contenta con él, por el trato cercano que tenía con ellos" aseguró el legislador de la UDI.

Elizabet Pedrero, usuaria del centro asistencial, señaló que en su momento conversaron con Milton Molla, director del Servicio de Salud Araucanía Sur, quien les habría asegurado que Santander se quedaría en su puesto y más aún, iba a ser contratado en diciembre del año pasado. "Nosotros pedimos que Milton Moya cumpla su palabra y que contrate a Santander, ya que el año pasado le presentamos 830 firmas que reunimos y esta última semana ya llevamos más de mil 338 firmas para que esto ocurra", dijo la vecina.

El diputado Estay agregó que los vecinos esperan además que en el hospital de la comuna se implemente el servicio de Urgencia, "dado que no está funcionando".

Por su parte Fredy Lillo, también vecino de Vilcún, explicó que la población exige una atención digna. "Nosotros hemos grabado imágenes donde se ve a 50 personas esperando atención y finalmente deben retirarse del lugar y trasladarse por sus propios medios al Hospital Regional de Temuco y eso es indigno... para estos días ya es inaceptable", aseguró Lillo.

"me sacó adelante"

Ruth Romero es paciente del médico Leonardo Santander. Ella estuvo más de seis meses con depresión severa. "Originalmente me habían derivado con la psicóloga, pero ella no me ayudó en nada. Pero llegué a las manos de Santander y me ha sacado adelante y gracias a él ahora veo la vida con más optimismo. Desde noviembre que no tomo remedios", aseveró la paciente, quien añadió que cada vez que llegan médicos de calidad a su comuna, "los sacan o no duran".

El Austral trató de comunicarse con la dirección del centro asistencial, pero se aseguró que la directora, Digna Henríquez, no se encontraba en la comuna, ya que realizaba un curso en Lautaro.

Finalmente los vecinos adelantaron que hoy, a primeras horas de la mañana, se dirigirán al centro hospitalario para presionar a las autoridades para que solucionen los problemas que aseguran existen en el lugar, además de reubicar al médico que se ganó la confianza de sus pacientes y que ahora no lo quieren lejos.