Usted está en : Portada: Crónica
Viernes 19 de junio de 2009
Antiguos objetos hoy pueden ayudar a contar la historia
Arqueóloga asegura que en la zona y el país hay poco interés por el patrimonio arqueológico y responsabiliza a las autoridades.

M. soledad sandoval M.

Pequeños objetos o partes de objetos que son testimonio de la historia de la región, han aparecido durante los trabajos de movimiento de tierras, que se efectúan para la construcción de estacionamientos subterráneos en las plazas Recabarren y Aníbal Pinto.

Aún no se han realizado los estudios necesarios y de hecho los recursos para hacerlos son escasos. No obstante, las arqueólogas Jimena Navarro y Andrea Ponce, ambas de la Escuela de Antropología de la Universidad Católica de Temuco, creen que podría tratarse de restos de un asentamiento de los primeros colonos, del año 1881.

Copas, partes de loza, cerámica e incluso un zapato, han sido algunos de los objetos encontrados durante las faenas y eso ha sido posible gracias a que el Consejo de Monumentos Nacionales, uno de los entes consultados por la Corema para la elaboración del estudio de impacto ambiental, autorizó el inicio de las obras pero lo condicionó a que hubiera un equipo de arqueólogos monitoreando las excavaciones. "Esto para actuar lo más rápido posible en el caso de un hallazgo arqueológico", puntualizó Miguel Chapanoff, director del Museo Regional de La Araucanía, argumentando que se trata de un sector fundacional y que por lo mismo era probable que se encontraran retos arqueológicos.

De hecho, las arqueólogas a cargo son las responsables temporales de las valiosas piezas que en estos momentos están en estudio. Excepto el zapato, que por un conducto equívoco está en manos de la Fiscalía, porque quienes los encontraron pensaron que tenía osamentas humanas. Esta pieza debe ser recuperada ahora por el Consejo de Monumentos Nacionales, que ya se contactó con Fiscalía, para someterlo a estudio igual que las otras y determinar su data.

LAMENTABLE

Jimena Navarro, profesional titulada en la Universidad de Chile y actualmente académica de la UCT, lamentó que en Temuco no exista un Consejo de Monumentos Nacionales, porque según antecedentes que posee, en otras obras aledañas a la plaza Manuel Recabarren también hubo hallazgos, pero se les prohibió a los trabajadores informar, por temor a que se paralizaran los trabajos.

Esto, dijo, además de ser ilegal, produce situaciones que sólo permiten recuperar fragmentos y por lo mismo les resulta imposible datar o hacer otros estudios interesantes para la ciudad. "Hay que poner más atención de parte de las autoridades", advirtió, porque esos objetos que entregan información que no están en los libros, que narran grandes hechos, sin mayores detalles.

A juicio de la experta, en Chile se valora poco el patrimonio arquitectónico. Destacó que en algunas ciudades fuera de Chile, todos los trabajos se realizan con arqueólogos presentes y de encontrarse algo se avisa inmediatamente y se siguen los conductos. Incluso, dijo, esto contribuye al turismo.

"La ciudad todavía nos da muchos antecedentes históricos que no están en los libros", reiteró Navarro, junto con advertir que de existir los recursos necesarios se podría realizar una gran investigación con los elementos encontrados.

Respecto de su experiencia en estas obras, Navarro relató que cuando entró la primera vez y a tres metros de profundidad, por el lado de Vicuña Mackenna, encontró una serie de restos como de basura de un asentamiento que podrían haber sido domésticos. Había restos de una copa diferente a las que se utilizan hoy, platos, restos de ladrillos y otros utensilios.

Señaló que por tratarse de una excavación de 8 metros de profundidad, ubicada frente al sitio donde se construyó el fuerte, se siguieron todos los lineamientos legales e incluso se hicieron pozos de sondeo donde no se encontró nada, porque la superficie de la plaza es grande.

Respecto de la data, la antropóloga señaló que es relativa y podría ser del primer asentamiento de colonos, por lo que descartó de plano vestigios indígenas.

Agregó también que ahora ya no es posible recatar más objetos de la zona de las excavaciones, porque los perfiles ya fueron sellados.

PROTECCION POR LEY

Miguel Chapanoff, explicó que la ley 17.288 de Monumentos Nacionales establece el reglamento de excavaciones y protecciones arqueológicas. Es decir, tipifica lo que es monumento nacional y que por lo mismo está protegido por la ley.

A su juicio y coincidiendo con la arqueóloga de la UCT, el problema es que se mal entiende la protección y que en muchas ocasiones por temor a que se paralicen las obras, cuando se encuentran restos, los involucrados guardan silencio. "Hay un mito con el tema de las paralizaciones de obra. Este tipo de hallazgos ocurre durante el movimiento de tierras y lo que se hace es delimitar el lugar del hallazgo y se restringe el área de trabajo. Nunca se ha paralizado una obra", insistió el director del museo

Agregó que la idea es rescatar o salvaguardar lo que se encuentra de la mejor manera, considerando que está en un contexto de faena.