Usted está en : Portada:
Martes 22 de diciembre de 2009
Revelan que Pinochet engañó a Juan Pablo II para salir juntos al balcón

15.45 "Cómo olvidar el rostro de Wojtyla cuando se dio cuenta de la jugada que le hizo Pinochet durante el viaje en Chile en 1987", dijo en una entrevista el cardenal Roberto Tucci.

(ANSA).- El papa Juan Pablo II fue engañado por Augusto Pinochet para mostrarse juntos ante una multitud de personas, reveló hoy el cardenal Roberto Tucci, en una entrevista autobiográfica concedida al Osservatore Romano.

Tucci recordó también los años 60 en Italia, y confesó la simpatía de Juan XXIII por Aldo Moro y su proyecto de apertura a la izquierda.

El purpurado, que siguió a Juan Pablo II en muchos de sus viajes, encargado en 1982 de la organización, relata la incomodidad constante del pontífice por su aparición al lado de los dictadores y políticos corruptos.

Esta incomodidad la tuvo en Africa, donde la cercanía con los gobernantes locales era el único modo de acercase a la gente.

Pero que, dijo, en América Latina lo llevó a rechazar sistemáticamente cualquier instrumentalización.

"Cómo olvidar el rostro de Wojtyla cuando se dio cuenta de la jugada que le hizo Pinochet durante el viaje en Chile en 1987", dijo en la entrevista.

"Lo hizo aparecer con él en el balcón del palacio presidencial, contra su voluntad", precisó.

"Según los pactos -explicó- Juan Pablo II y el presidente no se asomarían para saludar a la multitud. Wojtyla era muy crítico en relación con el dictador chileno y no quería aparecer junto a él. Yo tenía siempre a la vista la única puerta que conectaba el salón, donde estábamos nosotros, con la habitación en la cual estaban el Papa y Pinochet".

El cardenal relató que "con una medida estudiada los hicieron salir por la otra puerta. Pasaron junto a una gran cortina negra cerrada -contó después el Papa furioso- y Pinochet hizo frenar a Wojtyla, como para mostrarle algo. La cortina fue abierta de golpe y el Pontífice se encontró ante el balcón abierto sobre la plaza repleta de gente.

"No pudo retirarse, pero recuerdo que cuando se despidió de Pinochet lo congelo con la mirada", añadió.