Usted está en : Portada: Crónica
Martes 10 de agosto de 2010
Atacan el problema desde la base
Hacen charlas en colegios y el sueño es crear infraestructura para el cuidado.

nelson zapata reyes

No existe un censo canino que dé, a ciencia cierta, la cantidad promedio de perros vagos en la ciudad.

Estimaciones de organizaciones relacionadas al tema hablan de 15 mil, y la Unidad de Medioambiente del municipio de Temuco señala la presencia de hasta 30 mil.

Pero siendo la cifra cual sea, existe un problema en la ciudad que debe buscársele solución.

El municipio en conjunto con la Universidad Católica tienen bajo su amparo el Canil Municipal, cuyo cupo es de 60 perros. Obviamente, pese a los esfuerzos de frenar la sobrepoblación y dignificar a los animales, no es suficiente.

Ante ello nació la Agrupación Canes y Felinos en Temuco, integrada por 200 socios (50 de ellos activos) cuya finalidad es generar el cambio desde la raíz del problema.

educación

Por las calles vagan perros y gatos desnutridos, atropellados y enfermos.

El esfuerzo particular de los miembros de algunos miembros de esta agrupación, ha hecho que anónimamente muchas veces hayan tenido que, por sus propios medios, ocupando sus autos y bencina, ir en búsqueda de algún animal con serios problemas, vagando por la calle.

La agrupación se enfoca en tres puntos en específico, según explicó su abogada y relacionadora pública, Paula Torrealba.

Una de ellas son las campaña de adopción en el centro de Temuco, las que se efectúan todas las semanas.

También están las mega jornadas con el mismo objetivo, pero que incluyen campañas de vacunación con veterinarios.

Pero sin duda que el foco está centrado en la parte educativa.

En este sentido, las actividades con niños en colegios y escuelas, donde se hacen talleres informativos sobre maltrato animal y tenencia responsable, es central para atacar el problema de raíz, y para concientizar a la gente.

hogar provisorio

A la fecha han sido alrededor de dos mil los canes y felinos que han sido entregados en adopción.

Sin embargo, plantea Jonathan Jara, la idea es cambiar es modelo: "Es una medida de emergencia, pero nos hemos dado cuenta que es algo así como reciclar, ya que no siempre los animales adoptados llegan a un lugar que los acogen con tenencia responsable. Meses después vemos a ese mismo perro o gato, nuevamente vagando por la calle".

La idea es entonces es dar un paso más allá, y tratar el tema desde las bases.

Para ello cambiaron de figura legal, y pasaron a ser una corporación (antes eran organización comunal). La ganancia de ello, es que ahora podrán optar a autofinanciamiento, generar marcas y productos, prestar y contratar servicios o concursar en fondos públicos y cumplir algunas de sus metas, por ejemplo, el hogar provisorio.

"Tenemos una visión distinta a la gran cantidad de sociedades protectoras. Ellas a veces actúan como almacenajes de perros, u hoteles donde gente paga para mantener a perros que recogen de la calle en malas condiciones. Nosotros pensamos en los hogares provisorios, con un cuidado y mejoramiento del animal que necesite recuperación", agregó Jonathan Jara.