Usted está en : Portada: Espectáculos
Martes 14 de diciembre de 2010
Inti Illimani Histórico se conectó con Temuco
Más de tres mil quinientas personas llegaron al Olímpico de la Ufro para presenciar el show.

nelson zapata reyes

De acuerdo a los pergaminos y trayectoria de Inti Illimani Histórico, sumado a que este concierto sería de carácter sinfónico, era en teoría, uno de los grandes conciertos en suelos regionales durante el año. Y lo fue.

Más de tres mil quinientas personas llegaron al Gimnasio Olímpico de la Ufro para presenciar un show que ha recorrido todo Chile, además de haber sido grabado en Pompeya, Italia, a beneficio de las víctimas del terremoto.

Se trata de una presentación conceptualizada por Inti Illimani Histórico (el de Horacio Salinas y José Seves, no confundir con Inti Illimani (R) de Jorge Coulón) en que repasan lo mejor de su repertorio, pero con una orquesta sinfónica, en este caso, dirigida por el maestro local, Eduardo Gajardo Schmidlin.

SALUDO A LAUTARO

El show tuvo su primer punto alto, con una magistral interpretación de "El mercado de Testaccio". A continuación, el líder de la agrupación, Horacio Salinas, recordó su origen e infancia lautarina. Luego, José Seves, con su siempre bien cuidada voz, interpretó el clásico escrito por Patricio Manns "América novia mía", con brillantes arreglos de la orquesta.

Siguieron "El arado", y el tema de Violeta e Isabel Parra "lo que más quiero".

Un nuevo punto alto fue la canción musicalizada por Manns "La exiliada del sur", en que la mención a Temuco de esta letra de Violeta, arrancó una ovación.

El charanguista Horacio Durán anunció lo que venía: tres canciones de su último disco "Travesura", en el que versionan canciones de cuna tradicionales de Latinoamérica, destacando "El quinteto del tren" y "Drume negrita".

Como artista invitada, subió al escenario Denisse Malebrán, quien arrancó soberbias versiones de "Arriba en la cordillera", y un extracto de la obra escrita por Luis Advis, "Canto para una semilla".

Para mover el cuerpo, vinieron "La petenera" y "Muchacha morena", esta última dedicada a las víctimas de las lluvias en Colombia.

Y para el final, otro par de temas clásicos, "El aparecido" de Víctor Jara, y "Samba landó".

Para el bis, la jornada finalizó con quizás los únicos puntos bajos, ya que repitieron parte del repertorio ya tocado, un recurso un tanto efectista, sobre todo con la alegre "Muchacha morena", algo que al público no pareció importarle, debido a que fue coreada aún más que media hora antes cuando la tocaron por primera vez.

Para un grupo con 43 años de trayectoria, y decenas de discos, algo imperdonable, sobre todo si dejaron a miles de personas pidiendo "El pueblo unido jamás será vencido", un verdadero himno compuesto por Sergio Ortega y Quilapayún, y que Inti Illimani tradicionalmente ha incorporado a su repertorio. Pero, hecha esta salvedad, se puede concluir que el espectáculo en su generalidad fue de real calidad.