Usted está en : Portada: Crónica
Sábado 5 de febrero de 2011
Cuatro casos emblemáticos en 20 años
Dos de las parejas fallecieron por problemas en órganos.

En Chile hay varios casos emblemáticos de nacimientos de siameses. El más connotado fue el de José Patricio y Marcelo Antonio Fuentes. Los menores nacieron el 2 de octubre de 1992 y estaban unidos por su abdomen. En cuanto a los órganos, sus corazones estaban pegados y compartían su hígado.

Después de un largo proceso fueron separados con éxito el 29 de junio de 1993 en una cirugía que duró diez horas. Los niños vivieron sin problemas hasta el año 2000, cuando Marcelo Antonio sufrió una infección (a los ocho años de edad), lo que le causó la muerte. José Patricio sigue con vida.

Más recientes

Los últimos casos registrados en el país son los de Tamara e Isidora Ulloa y las de Constanza y Emily Zambra.

Las primeras niñas nacieron el 7 de agosto de 2002 y estaban unidas por su tórax y su abdomen. Lamentablemente, fallecieron el 28 de enero de 2003 a causa de una insuficiencia respiratoria que afectó a Tamara, pero que provocó el deceso de ambas.

Las menores eran de Valdivia y fueron atendidas en el Hospital Luis Calvo Mackenna. Según indicaron los médicos, los exámenes médicos mostraron que era prácticamente imposible separarlas, ya que compartían aurículas del corazón y carecían de espacio para desarrollo pulmonar.

En cuanto a Constanza y Emily Zambra, nacieron en el Hospital San José, en Santiago, el 17 de mayo de 2007. Compartían su hígado y su intestino. Sus corazones estaban separados, pero funcionaban como uno solo, con un mismo ritmo cardíaco. Fallecieron tres días después de su nacimiento por una falla multisistémica.

El último caso se registró el año pasado. Las pequeñas nacieron el 15 de marzo en el hospital Padre Hurtado. Fueron trasladadas a la Clínica Alemana de Santiago, donde fueron separadas exitosamente en el mes de julio.