Usted está en : Portada: Crónica
Martes 10 de mayo de 2011
Fiscalía investiga a secta de Temuco
Completo hermetismo de integrantes dificulta labor de fiscal Omar Mérida. Consejo de Pastores también recibió denuncias y realizó investigación que no pudo finalizar porque el "pastor" no declaró.

sergio valenzuela

La Fiscalía de Temuco investiga desde septiembre de 2010 una serie de denuncias en contra de una secta religiosa que funciona en Avenida Caupolicán casi esquina Claro Solar de Temuco.

Las indagaciones están en manos del fiscal Omar Mérida y surgieron a raíz de antecedentes aportados por una mujer que formaba parte del grupo.

La investigación apunta a comprobar al menos tres delitos: lesiones, abuso sexual e ilícitos de carácter económico.

La secta religiosa se denomina "Jehova Nisi" y es dirigida por el pastos Eduardo Contreras.

DIFICULTADES

Una de las grandes dificultades que ha tenido el fiscal Mérida en las indagaciones está en el completo hermetismo de los integrantes del grupo.

Las diligencias han determinado que para cada uno de los asistentes hablar sobre sus actividades es una fuerte traición a su líder - el pastor Eduardo Contreras - y los principios inculcados.

La falta de un testimonio ha impedido que se logren avances importantes en las indagaciones.

La causa que lidera el fiscal Omar Mérida está completamente vigente, pero hasta ahora los antecedentes no han resultado suficientes para proceder a formalizar cargos en contra de algún integrante del grupo.

COMISIÓN

Las denuncias en contra de la agrupación "Jehova Nisi" también han llegado al Consejo de Pastores de La Araucanía.

En 2009 se conformó una comisión integrada por tres pastores para indagar las denuncias formuladas contra el grupo liderado por Contreras.

"Hemos recibido denuncias de personas que dijeron haber sido amenazadas, golpeadas o que perdieron su trabajo o su familia", explica Andrés Casanova, asesor del Consejo de Pastores.

Casanova indica que en cada una de las ocasiones en que los pastores intentaron dialogar con el pastor Contreras, él siempre quiso conversar sólo con una persona a la vez.

"Hay denuncias de matrimonios que se han separado, de familias donde algunos de sus miembros y personas perdieron sus trabajos por las exigencias que contempla ser parte del grupo", agrega.

Dentro del mundo cristiano la opinión de considerar a la agrupación "Jehova Nisi" como secta es unánime.

"Sociológicamente se produce una ruptura con la sociedad, el miembro del grupo se aísla de todo y por sobre todo desde el punto de vista sicológico. Ahí la persona deja de pensar por sí misma", dice Marlo López, pastor de la Iglesia Evangélica Bautista de Pueblo Nuevo.

El pastor López relata que ha conocido casos de familias que se separan o personas a las que se les prohíbe ver a sus cercanos por años.

"Cuesta mucho que estas personas dejen el grupo por que hay una manipulación", finaliza.

Pese a los intentos de este medio para hablar con algún representante de la secta, no ha sido posible.