05/01/2004

Sequoia es la madera más cara del mundo

Este árbol de sequoia se encuentra en el fundo Voipir, que se ubica en Villarrica. Se trata de un sitio ideal en términos climáticos para el establecimiento de la especie.

Eliana San Martín Cerda.

 

 

Parecen irreales los precios que paga un consumidor por la madera de sequoia, pero son así. Aunque le parezca una locura los valores pueden llegar a los US$2.000/m3.

Por sus nobles características para muebles, puertas, ventanas, marcos y carpintería en general, así como chapas y revestimientos interiores, hoy, se está vendiendo la marca sequoia y Estados Unidos es uno de los mercados que más apetece este tipo de madera.

En el sur se está promoviendo la sequoia, incorporándola en la formación de bosques mixtos, donde la especie forestal juega un rol trascendental.

En Chile, pequeñas plantaciones de hace 40 años, demuestran que esta especie puede ser establecida con éxito entre las regiones VIII y X, donde puede alcanzar un crecimiento de 18 a 25 m3/há/año. Estos crecimientos y mejores oportunidades de mercado, compensarían los mayores períodos de espera para la obtención de beneficios, lo que junto a la posibilidad de acceso a los mecanismos de fomento hacen posible que esta especie sea interesante para pequeños y medianos propietarios de la zona sur.

 

 

CRECIMIENTO

 

 

La sequoia es un árbol que tiene un desarrollo bastante bueno si uno lo compara con los crecimientos que se obtiene en el país de origen, que es Estados Unidos, California. En Chile a la mitad de la rotación se está logrando los mismos volúmenes. Si bien la madera no es de la misma calidad, respecto a la sequoia que crece en Estados Unidos, producto de su rápido crecimiento, igual es una madera de alto valor.

Por algo es una de las maderas más caras del mundo, el consumidor paga un precio muy alto. Incluso, existe un fondo norteamericano orientado a introducirla como producto de alta calidad.

Estados Unidos está vendiendo la marca de esta especie. Chile, en tanto tampoco se queda atrás, se las arregla a través de sus proyectos gubernamentales para enriquecer los bosques del sur, introduciendo la sequoia. Es una especie que crece perfecto bajo condiciones de sombra y se reproduce bastante bien lo que permite formar bosques mixtos. "Hemos estado haciendo algunos ensayos de mezclas con bosque nativo cuando está algo alterado y hemos obtenido buenos resultados de enriquecimiento", asevera Oscar Pontigo, coordinador IX Región del Proyecto Conservación y Manejo Sustentable del Bosque Nativo.

 

 

SUPERFICIE

 

 

En Chile hay una superficie superior a las mil hectáreas de sequoia establecida fundamentalmente como bosques mixtos de pino Oregón.

De acuerdo a lo expresado por Oscar Pontigo, un fanático de esta especie, se introdujo en el país con fines ornamentales a fines del siglo antepasado y en la actualidad, por su crecimiento y valiosa madera se ha recomendado su forestación en la zona centro sur (VIII a X Región). "Es una especie de gran plasticidad silvícola y buenos rendimientos en plantaciones realizadas, logrando rotaciones para sitios estudiados en Chile, que fluctúan alrededor de los 40 a 50 años para madera aserrada". Lo indicado, asegura Pontigo, "representa crecimientos muy superiores a su país de origen, con índices de sitios de 22 metros a una edad de 28 años, constituyendo una especie de grandes proyecciones asumiendo el valor de su madera y además de la potenciabilidad de asociarse de buena forma con otras especies relevantes en Chile".