12/01/2004

Medidas curativas y preventivas

Es posible mitigar los efectos de la sequía de verano en el predio. Existe una serie de recomendaciones valiosas que permiten que el ganado pueda pasar bien el verano.

En caso de sequía, Juan Carlos Dumont recomienda la suplementación con ensilajes, en la medida que los rebrotes de la pradera sean menores y que las vacas bajen la producción. Iniciar la suplementación con poco ensilaje para ir aumentando de a poco para acostumbramiento antes que se produzca el problema de falta de praderas.

No debe faltar agua para las vacas, sobre todo en vacas de más de 18-20 litros.

Debido al menor precio de la leche en esta época se debe poner cuidado en el uso de concentrados, sin descuidar la entrega de sales minerales. fósforo, calcio,

 

PAJAS

 

El tratamiento de la paja con químicos tales como soda cáustica, óxido de calcio, urea, mejora la digestibilidad y en contenido de nitrógeno de la paja convirtiéndola en un buen forraje. Se requiere algo de cuidado y paciencia pero si se dispone de este recurso o se adquiere a precio razonable, es una opción interesante. Una forma de prepararlo es a través de una mezcla de 7 gramos de Hidróxido de Sodio,/ kilo de paja más 7 gramos de Urea/kilo.

Se sumergen los fardos por 45 minutos, se dejan estilar por 2 horas y luego se almacenan por 4 días antes de usarlos para alimentación. Con esto se puede obtener un forraje de 65 % de digestibilidad y sobre 14 % proteína total.

 

PRADERA

 

Se recomienda dejar residuos altos en la pradera del orden de 10 cm. Esto resulta algo teórico ya que justamente es en esta época donde falta forraje en la pradera y se tiende a hacer lo contrario, es decir, los residuos son bajos y se tiende al sobre-pastoreo.

No se debe realizar cortes de limpieza. El pasto largo y los manchones en esta época ayudan a mantener algo la humedad y detienen la velocidad del viento en la superficie del suelo. Con esto se disminuye la pérdida de humedad del suelo. Es recomendable eliminar plantas tóxicas en hualves y ñadis ya que hay tendencia a consumirlas.

Otras medidas en el rebaño son disminuir carga en el predio y de sacar animales. Para disminuir la presión por alimento costoso y distribuirlo en menos cabezas. Es la oportunidad para seleccionar el rebaño.

Es importante definir algunos potreros de sacrificio, para suplementar y acumular fertilidad para una eventual siembra de otoño, a la vez, proveer lugares de sombra sobre todo para las vacas en producción.

 

 

AGUAS

 

El agua sucia del lavado, la del enfriamiento y cualquier otra se debe reciclar y utilizar en otro proceso. Por ejemplo, un simple estanque puede almacenar el agua de enfriamiento la normalmente se usa en dosis de 1500 a 200 litros por día y puede volver a reutilizarse para bebida o limpieza de ubres. Con esta medida, se bombea menos agua fresca la que queda más disponible para las vacas lecheras.

Sacar las fecas con palas y luego lavar. Esto evita arrastrar bostas con el agua; humedecer el cemento de los patios antes que las vacas entren para facilitar la posterior limpieza de las fecas. Así, las fecas no se pegan en el suelo.

Es bueno revisar bebederos. Una simple gotera tipo doméstico, produce un gasto de 50-60 litros en 12 horas. Es de imaginarse el gasto con las filtraciones que normalmente se ven en las lecherías con chorros de agua corriendo día y noche. El ahorro puede llegar a ser muy importante. En este sentido la sectorificación de la red de agua de la lechería es importante para evitar pérdidas .

En otoño se recomienda elegir los mejores potreros y fertilizar con las primeras lluvias; regenerar con ballicas de rotación corta y avenas. Potreros que tengan baja densidad es conveniente cubrirlos con plantas nobles en forma rápida, muy importante si se los dejará para corte de ensilajes.

Los potreros que presentan topografía dispareja y siempre han sido problemáticos para las máquinas es la oportunidad para cultivarlos, sembrarlos con ballicas y avenas para el invierno y ensilajes de primavera.

 

PREVENCION

 

-Mayor cantidad de ensilajes. Siempre se debe considerar una parte de los ensilajes para se suministrados en verano. La fertilización temprana de praderas densas y de buena composición es lo aconsejable. Uso de más nitrógeno en las fertilizaciónes.

-Cosechas de forraje en estados más maduros. Esto provee más cantidad pero se sacrifica la calidad. Sin embargo, para alimentar al grupo de vacas de baja producción o vacas secas, es ideal.

- Épocas de parto: Evitar partos de fines de primavera, verano. Estos partos tienen altos requerimientos de nutrientes a inicios de lactancia lo que coincide con la época crítica.

-Mantener algunos potreros con plantas que resistan más falta de agua por ejemplo, la alfalfa es una alternativa sobre todo, cuando se cuenta con riego. El trébol rosado no ha demostrado rebrotar en casos de sequías. Sin embargo, estas plantas no solucionan completamente el problema de alimentación por lo que es necesario combinar con uso de ensilajes y heno.