23/02/2004

Huevos todo el año...

Luego de romper el cascarón los polluelos de la raza Isa Brown son mantenidos en baterías de crianza por 45 días a más de 30 grados.

Pamela Carrasco

 

 

¿Qué dueña de casa que viva en el campo no tiene recintos para la crianza conjunta de diversas aves como gallinas, patos o pavos?.

Como una forma de satisfacer las necesidades de estos sistemas de producción a nivel de crianza familiar como la de otros a nivel de organización empresarial, César Fernández, propietario de la distribuidora avícola Diprodal, continúa con el negocio que heredó de sus padres.

César Fernández explica que esta raza tiene un tamaño menor que las gallinas comunes, lo que constituye una ventaja ya que mientras más pequeñas son, mayor es el calibre del huevo.

Aquí es posible encontrar otras razas como Rodhe Island, Plymouth Rock, Sexlynske, siendo nuestro interés la gallina Isa Brown, cuyo principal propósito es la postura. Se trata de un ave muy peculiar, que tiene por cualidad el inverso proporcional entre tamaño y productividad. Mientras más pequeña, mayor calibre tienen sus huevos. Por ser buenas ponedoras alcanzan una eficiente rendimiento.

La crianza de estas gallinas es un negocio fructífero ya que se puede comercializar huevos, polluelos y machos reproductores. Si bien no alcanzan un elevado peso cumplen, a toda prueba, la funcionalidad primera como son la postura y reproducción, generando alto número de nacimientos.

Las aves de esta raza son alimentadas con sustratos de calcio y fósforo para lograr que la cáscara de los huevos sea dura y resistente, pues se debe comenzar con calidad desde la gestación si se quiere tener aves aptas para la producción con sentido comercial.

Cuando las gallinas están en proceso de fecundación se aumenta la porción de aditivos en la alimentación ya que el organismo acostumbra a entregar el calcio de los huesos a las crías. La fuerza de los huesos es la que permite que posean una mejor postura, característica propia de la raza Isa Brown.

La sala de crianza es el espacio donde hembras ponedoras y machos de buena postura inician la producción exitosa.

 

 

 

EXPERIENCIA

 

 

El criadero Diprodal, ubicado en el sector de Metrenco a 2 kilómetros de la carretera (hijuela 1, camino Illas) reproduce la raza a gran escala por lo conveniente que resulta su comercialización. Huevos, pollitas y machos reproductores son el ofrecimiento de mercado que distribuidores y empresas de distinta índole adquieren aquí.

El proceso conlleva la incubación, crianza, reproducción y venta de los huevos. Para ser empollados de manera artificial se disponen en bandejas a más de 37 grados de temperatura.

Después de romper el cascarón las crías son trasladadas a baterías de nacimiento compuestas por varias rejillas de manera vertical y no sobre la base de pisos como en otros criaderos. Aquí se mantienen durante 45 días para luego ser llevadas a la sala de crianza.

César Fernández, el propietario, comenta que esta planta incubadora es la más austral de Chile y forma parte de un negocio legado por su familia. "Hoy existen las grandes distribuidoras, pero pocos se dedican a la venta particular y a la crianza misma de las especies", señala Fernández en relación al negocio actual.

La historia de las gallinas Isa Brown tiene un largo recorrido, su transferencia genética fue realizada en Estados Unidos mucho tiempo atrás. De hecho Isa Brown fueron los pollos que consumieron generaciones anteriores a la actual.

Gallinas y gallos tienen excelente reproducción. El macho logra una buena postura, lo que permite mayor cantidad de nacimientos.

En aquel tiempo prevalecía una visión distinta a la de ahora ya que se pensaba que las gallinas gordas eran las más saludables o las más proteicas. La gracia era que el pollo acumulara el mayor alimento posible para generar más carne.

Hoy las reglas han cambiado, se ha disminuido en dos kilos el alimento y se ha aumentado uno por acumulación de carne. Los criaderos de antaño tenían por rendimiento de natalidad un 70%, y ahora se alcanza -y a veces se supera- el 85%, lo que es muy bueno.