26/04/2004

El horizonte de la cebada

Felipe Lyon.

Escribe Hardy Avilés

 

 

Como la espuma de la cerveza, la cebada genera un futuro chispeante pero qué, al revés de lo efímero de estas burbujas, da un horizonte a largo plazo bien permanente.

Eso fue lo que se planteó en la reunión con agricultores que sostuvo Malterías Unidas en Temuco. Precio conocido, contrato y un paquete tecnológico avanzado en lo agronómico son parte del sistema de trabajo que se está implementando.

El gerente de Malterías Unidas, Felipe Lyon, contó que la firma comenzó hace 5 años un camino de compromiso con el cultivo y con los agricultores, de modo de hacer de la cebada cervecera un rubro de primera línea. "Nuestro plan es sembrar aquí en la zona sur unas 10 mil hectáreas, para las cuales hemos hecho como apoyo una agricultura de contrato, con precio asegurado en dólares, que este año será más alto". Se espera que el pago por tonelada alcance a los 149 dólares por tonelada.

Se está trayendo a Chile variedades de mayor rendimiento, las cuales rinden alrededor de un 40% más que las antiguas. Se trata de Barke y de Hilde, las cuales son de alto potencial.

Como empresa están impulsando un Programa de Desarrollo de Proveedores en conjunto con la Corfo y Codesser, en el que se está trabajando con los agricultores en un sistema de fertilización mucho más racional y orientado a cada caso (clima y suelo) lo que permite bajar los costos por este concepto y obtener más rendimiento y calidad en la cebada, que es lo que interesa al productor y la industria.

"El perfil es el de agricultores que vean en la cebada un cultivo rentable, de período bastante corto, en que la agricultura de contrato le permita una trasparencia y seriedad, con un pago bastante rápido y buenas bonificaciones. Es un cultivo confiable y que es una alternativa para la zona", explica Lyon.

La cebada es un cultivo que se adapta muy bien a zonas con diferencias climáticas como inviernos fríos, primaveras templadas y veranos cálidos. Toda la zona sur de Chile tiene condiciones ideales para su cultivo, tal como ocurre en Europa, Australia y Canadá. El tipo de suelo y de agricultor chileno ayudan, aparte que es muy interesante para incluirla en las rotaciones.

Malterías Unidas se comprometió a sembrar un mínimo de 10 mil hectáreas al año. La cebada se procesa y transforma en malta, la que se usa en industria cervecera y alimenticia. Lyon adelantó el establecimiento de una planta de extracto de malta, que se exportará a Latinoamérica para la industria alimenticia.

 

 

 

Nuevo concepto de fertilización

 

 

El académico de la Universidad de Talca, Francisco Matus, hizo una completa exposición sobre los conceptos de fertilización y manejo que deben ser incluidos en el cultivo de la cebada.

Hoy existen problemas limitantes para el agro en el tema de la fertilización y nutrición de cultivos en todo el mundo. "Hay limitantes en el mal uso, abuso y deficiencia en el uso de nutrientes. Hay gente que está sobrefertilizando; productores que están subfertilizando y otros que lo están haciendo bien. Muchas veces estamos bajo el rendimiento que deberíamos esperar por problemas vinculados a la fertilización y, por otro lado, estamos perdiendo dinero porque el rendimiento no aumenta pero sí aplicamos sobrefertilización y esto implica un costo".

La cebada no está exenta de estos problemas. Pero, está la limitante adicional de la exigencia que hace la industria al productor: recibir una cebada con un contenido de proteína en el rango adecuado, con un porcentaje de impurezas adecuado.

"El contenido de proteína del grano es manejable con la fertilización nitrogenada, que es uno de los factores más incidentes. Nuestro paquete tecnológico propone usar una norma de fertilización basada en herramientas técnicas, que es un modelo de simulación que nos evita hacer muchos experimentos regionales, validar y aplicar el resultado para dar consejos a los agricultores".

En lo práctico, el modelo se aplica con recomendaciones caso a caso. Pero esto no es fácil, así que se da dosis referenciales a la realidad.

A través del manejo es posible obtener rendimientos interesantes.

)

Los principales problemas de fertilización de la cebada están en el nitrógeno, que a veces se aplica en exceso y otras en deficiencia. A esto se suma el manejo del fósforo y del potasio. "Muchas veces se aplica demasiadas dosis de fósforo, siendo que no lo necesita el cultivo. Un trigo va a necesitar más fósforo que la cebada, pero en el contexto de la rotación habría que fertilizar para el trigo y no para la cebada. No existe una conciencia que puedo usar dosis de mantención".

Otra innovación es la parcialización de las dosis. Si se aplica todo el fertilizante en épocas de siembra temprana como la cebada a la salida de invierno, se corre el riesgo que las altas intensidades de precipitación lixivien o laven el nutriente y quede bajo el contenido de proteína del grano. Esto se maneja con la parcialización, que implica una ganancia en el manejo, modificando las aplicaciones y haciéndolas en varias dosis. Por ejemplo, del 100% aplica el 50% y el resto lo hace en quinta hoja.

Van 3 años de estudio y el tema ha funcionado. Existen incluso ahorros en fertilización que han llegado hasta el 40%.