Año LXXXVII - Nro. 31.147 - Domingo 5 de mayo de 2002

Textilería mapuche al mundo

Las mujeres mapuches trabajan la lana desde la esquila, el hilado, el teñido con elementos naturales y el tejido a telar.

TEMUCO .- Una iniciativa que impulsa la Fundación Chol- Chol James Ward Mundell para el Desarrollo Humano, ubicada en el sector Rengalil de la comuna de Temuco, permitirá a las más de 400 mujeres mapuches y jefas de hogar que trabajan con esta institución, mejorar considerablemente su economía, sin alterar la histórica expresión cultural de trabajar la lana hasta formar una manta o un chamal.

A fines del 2001, una delegación compuesta por artesanos de la Fundación Chol-Chol, la Universidad Católica de Temuco y directivos de la Fundación Chol-Chol con sede en Rengalil viajaron a los Estados Unidos, gracias a la generoso aporte de los pasajes, por parte de la aerolínea lan Chile. El objetivo del viaje, difundir con los propios autores de las distintas manifestaciones artísticas de la cultura mapuche como la orfebrería, textilería y cestería en distintos espacios de varias ciudades de ese país.

Con el patrocinio de la Embajada Chilena, el apoyo de la directiva de la Fundación en Estados Unidos y el auspicio de la empresa privada, la estadía en el país del norte logró sus objetivos, tanto que dos artesanos mapuche que no se incluyeron en el primer viaje: Juan Antonio Painecura, orfebre de reconocida trayectoria y Anita Paillamil, joven tejedora de gran habilidad y acabados conocimientos, fueron solicitados por el Smithsonian Museum con sede en Washington D.C. para explicar el significado de algunas piezas mapuches presentes en ese lugar.

 

AL MUNDO

 

A esa solicitud de participación de artesanos mapuches realizada por uno de los museos más grandes de la capital norteamericana, se agregan otros resultados igualmente positivos que implicarán un redefinición de los objetivos de trabajo que por años ha realizado la Fundación Chol- Chol con las comunidades mapuche de Nueva Imperial y alrededores, específicamente con las mujeres tejedoras.

La postulación y posterior aprobación de dos proyectos: Penetración al mercado estadounidense y Prospección del mercado canadiense financiados a través de Pro Chile brindará a la institución una nueva dinámica tendiente a captar nuevos mercados pero cautelando sigilosamente el trabajo de las artesanas, las cuales plasman en la lana la sabiduría y conocimiento de su cultura.

La Fundación Chol-Chol, suma en la actualidad un total de 600 mujeres que trabajan con la institución en distintas áreas: textilería, ganadería, cultivo de hortalizas, floricultura, costuras, conservería.

Sin restar importancia a las demás áreas, es la textilería la que le ha otorgado a la Fundación un reconocimiento nacional e internacional, ya que el trabajo realizado con las casi 400 mujeres mapuche que se dedican a este rubro y que la Fundación ha apoyado el proceso de recuperar con las tejedoras y valorar en el público, las formas históricas y culturales de trabajar la lana desde la esquila, el hilado, el teñido con elementos naturales y el tejido a telar.

Precisamente, fue la textilería la que acaparó la mayor atención de los estadounidenses cuando la Fundación y los artesanos realizaron el viaje en noviembre pasado y la que, en sus distintas manifestaciones permitiría abrir nuevos nichos de comercialización. En función de esta experiencia, la Fundación presentó los proyectos a Pro Chile los que fueron aprobados y publicados hace sólo unas semanas. "La textilería es el producto con el cual la Fundación tiene más experiencia y con el cual se han logrado mejores resultados. Nuestra visita produjo ventas superiores a 10 millones de pesos en sólo nueve días de exposición, lo que iguala a los ingresos de un año de ventas en Chile. Constantemente escuchamos decir que los productos estaban demasiados baratos y la apreciación por el público nos confirmó que tenemos productos con un alto potencial para ese mercado", explica Marnie Schilken, Directora de la Fundación Chol- Chol e integrante de la delegación.

En el caso del mercado canadiense se pretende lograr un conocimiento acabado de éste y a partir de ahí generar los medios necesarios para penetrarlo y ser capaces de responder a sus requerimientos. "Con la detección de necesidades que se realicen en estos mercados la Fundación no pretende intervenir ni alterar las formas en que las mujeres tejedoras realizan su trabajo, es decir se pretende conservar toda la representación simbólica existente en los telares, por ejemplo", agrega la Directora de la Fundación.

 

BENEFICIOS

 

No está demás preguntarse cuáles serán los beneficios que obtendrán las mujeres tejedoras en este nuevo proceso al que entrará la Fundación.

Para ello es necesario entender la dinámica con la cual ha funcionado hasta hoy. La textilería ha sido dividida en dos etapas: La primera, obtención de la materia prima (lana) donde la Fundación creó un fondo de crédito, mediante el cual la artesana recibe de la Fundación la lana que necesita para tejer. Una vez que la señora vende la prenda que tejió, el crédito puede ir siendo cancelado en cuotas. La segunda etapa es la venta, para lo cual se creó el fondo rotatorio: el que permite que la Fundación compre a las artesanas sus productos: Mantas, lamas, chales, etc. a un precio que sea justo por el trabajo realizado y los pone a la venta agregando los costos de administración e impuestos, una vez que ese producto se logra comercializar, el dinero vuelve al fondo y se utiliza para comprarle productos a otra artesana.

La Directora de la Fundación explica que la exportación de la textilería significa dinamizar todo un proceso "esto sin duda traerá múltiples beneficios para las artesanas, por un lado los precios aumentan ya que estarán tazados en dólares y se trata de un mercado formal, lo cual aumenta para ellas la producción y por ende el poder adquisitivo lo que se traduce e una mejora sustancial de la economía familiar. Las tejedoras y lo que ellas plasman en su textilería, continúan siendo las protagonistas en este proceso, la Fundación está abriendo nuevas fronteras".

 

EL PROYECTO

 

Además de los contactos generados en la reciente visita a Estados Unidos, la aprobación de los proyectos financiados por Pro Chile se traducen en viajes a estos dos países. Preparar estos viajes implicará la preparación de folletería y la selección de productos para su exhibición, además de una serie de otros cambios a nivel interno dentro de la propia Fundación que ha creado áreas orientadas al marketing y la gestión de recursos.

 

Volver



Fundado el 5 de Marzo de 1916
Suscripciones | Clasifono | Ed. Especiales
Teléfonos | Contactos
Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929